La buena mesa de la Araucanía: lugares para comer como reyes.

Casi como en cualquier otro sector del desarrollo económico del país, la gastronomía y las ofertas culinarias son una actividad en constante movimiento y reformulación, puesto que cuentan con una demanda permanente y una competencia cada vez más exigente. En paralelo al crecimiento de este nicho, ha crecido también la cantidad de colonias de inmigrantes que, provenientes de todos los rincones del planeta, han aportado a la cocina chilena con sabores, olores, preparaciones e ingredientes que llegaron para convivir con los tradicionales participantes de nuestra mesa, enriqueciendo a cada ciudad con la cultura y costumbres de los llegados del extranjero.

Específicamente hablando, en la región de la Araucanía, en la ciudad de Temuco, existen diversos lugares plagados de restoranes y picaditas para probar y degustar un sinfín de recetas, a diferentes precios y con ambientaciones para todos los gustos.

El Compadrito.com es entre tantas otras, una de las picadas emblemáticas de la Araucanía. Lleno de historias y leyendas, este restaurant ofrece a sus comensales tragos típicos como borgoña, vino, ponche y cerveza y pone sobre la mesa recetas del mejor Barros Jarpa o Barros Jarpa. Todo, envuelto en una atmósfera decorada conforme a épocas de antaño, basada en antigüedades como máquinas de escribir, lámparas, fotografías y muebles rústicos y refinados.

Otros, igual de entendidos y de tripa furiosa, conocerán también algunos recomendables rincones temuquenses para probar y devorar, entre los que destacan también el restaurante Las Totoras y el Las Muñecas del Ñielol. El primero de estos está ubicado en la comuna de Angol, es famosa por la abundancia de sus platos y la generosidad de cada una de sus preparaciones. Allí, por un precio bastante bajo, el comensal puede probar una papas fritas que han sacado aplausos, en medio de colaciones que se mantienen siempre entre las más preferidas por los viajeros de paso. El segundo, por otro lado, parece merecer una mención aparte.

La mejor picada de Chile en 2012 y 2013

Entre cazuelas, curantos y guatitas a la española, el restaurante Las Muñecas del Ñielol ha forjado su fama. Quizás todo eso, sumado a la abundancia de sus platos y el ambiente casero de su recinto, erigieron a este restaurante como el gran ganador de “La Mejor Picada de Chile” en 2012 y 2013, tras alcanzar la mayoría de votos online en el concurso organizado por el Consejo de la Cultura, por sobre varias decenas de locales y picadas que completaban un largo listado de postulantes.

Con ello, para muchos, no sólo ganan Las Muñecas del Ñielol, sino también la cultura patrimonial y el saber popular, de la mano del paladar tradicional criollo y las comidas caseras que ansía degustar. Por lo tanto, todo comensal deseoso de recorrer las ciudades con sus papilas gustativas, no debe dejar pasar la chance de pedir un pastel de choclo jugoso, unas humitas, un curanto o una buena carne asada, hechas con la mano más sabia de todo el sur de Chile. ¿Y unos porotos? También, por supuesto.

Compartir: