La innovadora apuesta de bar penquista que mezcla la química y los tragos

Compartir

Bar de Lobos es un nuevo pub de Concepción, en la región del Bío Bío, que trae una innovadora apuesta en tragos que mezcla de sabores, mixología y química. Se trata de la coctelería molecular, una técnica que por primera vez aparece en el escenario penquista.

Cuando la mayoría de las personas piensan en Concepción, lo primero que se viene a la cabeza es música, cultura, y por supuesto bares. La capital penquista, reconocida igual como una gran ciudad universitaria, destaca por su amplia oferta para locales donde uno se puede relajar en vacaciones, después de clases o luego del trabajo.

Hace unos cuatro meses surgió “Bar de lobos” que, fuera del común, mezcla la química con la coctelería en un proceso llamado “coctelería molecular”.

Felipe Lobos, dueño del recinto, señaló que la historia del pub partió hace siete años con Lobos Delivery, un local reconocido en la zona por su sándwich de un kilo, el ya mítico “Hambre de Lobo”.

Coctelería molecular: de Santiago a Concepción

Fue a principios de enero de este año que se realizó la “Ruta del Cóctel” en Santiago, región Metropolitana, donde conocieron sobre este novedoso tipo de coctelería. Al llegar a Concepción comenzaron a trabajar con una mixóloga del Inacap, quien les ayudó a especializarse en este tema.

“Quisimos traerlo para que los penquistas también tengan la oportunidad de tenerlo”, enfatizó Felipe.

Respecto a la coctelería molecular, Felipe comentó que “nace de la cocina molecular. Más que trabajar algo en específico, vamos a probar distintos sabores para trabajar en tragos y sacar de cada uno un sabor distinto, para que el cliente vaya probando y jugando con sabores en las explosiones que va a ir teniendo”.

Tal como señala la página Bartalentlab, consiste en “aplicar técnicas científicas a la coctelería”, para “manipular los estados de la materia para crear nuevos sabores, sensaciones y efectos visuales”, como por ejemplo un cóctel en forma de esfera.

En palabras simples, mediante procesos químicos se logra convertir en esfera los ingredientes de cada cóctel. Sin embargo existen otro tipo de procesos dentro de la coctelería molecular, como las técnicas de Brulé, nitrógeno líquido, espumas, aires y cocteles gelificados, indica el mencionado portal.

Explosiones de coctelería molecular

La carta de está conformada por una serie de tragos a los que se les puede dar un toque cítrico o amargo, dependiendo del gusto del cliente, para que “al momento tu vayas probando el trago, te vayan dando explosiones distintas y sientas los sabores de cada esfera, y le vayan dando sabores distintos al trago”.

Pero no solo eso, ya que cada trago puede ir con más de un tipo de esfera.

Y sí, efectivamente al probarlos se sienten los diferentes sabores. Por ejemplo el tequila margarita y el pisco sour, con esferas de frambuesa y de carmenere, son una mezcla que suman y le dan un toque diferente, pero manteniendo la esencia de cada trago original.

La esfera tiene una sensación parecida a una bolita de gelatina, pero efectivamente explota una vez que toca tu boca. Ahora, si no es una sensación que sea de tu agrado, puedes elegir otra opción como por ejemplo el trago Lobo Tiki, que mezcla sumo de limón, gin, sumo de naranja, frambuesa y hielo, en definitiva, sabroso y refrescante.

Los precios rondan entre los siete mil y nueve mil pesos y está ubicado en Aníbal Pinto 143, entre Cochrane y Chacabuco. Los viernes y sábado cuentan con música en vivo de jazz y soul.

Al interior te podrás encontrar con un patio compartido donde podrás encontrar locales de comida y hasta la cafetería dog friendly KFE.

Finalmente, otra de las novedades del local, es que comenzará a implementar bombillas comestibles.

Ir arriba