La importancia de pedir ayuda al momento de crear un nuevo negocio

Roberto Oteiza Aguirre da un consejo de negocios
Compartir

Todos tenemos la capacidad de generar buenas ideas de negocio, aunque a veces, es necesario estar dispuestos a recibir la asesoría de algún cercano. El peor error de un emprendedor que está iniciando es creer que podrá con él solo. Sin embargo, hay que saber que varias de las grandes empresas que hoy conocemos crecieron con la ayuda de otros. 

En Chile, existe un número creciente de emprendedores que se atreven a sacar adelante un nuevo negocio. Solo para hacerse una idea, según datos proporcionados por el Registro de Empresas y Sociedades (RES), en lo que va de 2020 se han creado 42.923 pymes, número que supera en 72% la cifra correspondiente al primer trimestre del año pasado (25.026). 

No obstante, algunos expertos sugieren que el porcentaje de fracaso es alto, indicando que cerca del 80% de los emprendimientos terminan quebrando. 

¿Por qué sucede esto? Además de los factores externos que puedan surgir, como el estallido social y la pandemia, por ejemplo, algunos indican que el aislamiento de los emprendedores puede llevarlos al fracaso. 

Es por eso que, la mejor forma de sacar adelante cualquier negocio es permitiendo que un cercano o alguna institución nos asesore. Hay que saber que, una gran cantidad de empresas que han tenido éxito, ha sido porque sus dueños no han recorrido el camino de los negocios de forma solitaria. 

Siempre hay alguien que sabrá más que tú

Ya sea por un tema generacional, por estudios o por experiencia, siempre habrá alguien que conoce más detalles acerca de cómo funciona el mundo de los negocios. 

Al momento de emprender por primera vez, la mejor forma de asegurar un buen comienzo es teniendo la ayuda de las personas más experimentadas, que ya pasaron por lo mismo en algún instante de sus vidas, que ya tropezaron y se volvieron a levantar. 

Por lo general, se trata de personas no necesariamente multimillonarias y exitosas, sino más bien que han sabido mantener a flote sus negocios por varios años. La principal ventaja de contar con la ayuda de ellos, es que sabrán perfectamente todos los detalles legales necesarios para emprender, además de algunas técnicas de marketing y finanzas. 

Las ideas pueden crecer si se comparten con otro

Uno de los miedos más comunes en emprendedores novatos es dar a conocer su idea de negocio y que se las terminen robando. Contando con personas de confianza eso es algo que difícilmente suceda. Además, no es necesario compartir la idea con otros emprendedores.

Una de las mejores formas de desarrollar una idea de emprendimiento es compartiéndola con el círculo más íntimo, es decir, con amigos y familiares. Esto es positivo para un negocio, ya que a un emprendedor puede parecerle la mejor idea del mundo, pero al de al lado no necesariamente. 

Si eres emprendedor y no tienes una forma de hacer un estudio de mercado muy acabado, la mejor manera de realizarlo es contando con la opinión de tus pares. 

“Un solo consejo puede salvar tu emprendimiento”, señala Roberto Oteiza Aguirre

No obstante, la ayuda que debe pedir un emprendedor no termina cuando lanza su negocio y pasa el primer mes. La idea es siempre contar con un buen consejero. 

Roberto Oteiza Aguirre, es un impulsor de negocios chileno, que tras acumular años de experiencia en el mundo empresarial, decidió ayudar a los nuevos talentos emprendedores con el objetivo de hacerlos crecer progresivamente. 

Según comenta, a medida que la empresa va creciendo, más decisiones se tendrán que tomar: “Lo normal es que los emprendimientos que tienen éxito en una primera instancia vayan expandiéndose poco a poco. Ahí es cuando hay que tener mucho cuidado, ya que con el objetivo de crecer se puede dar un paso en falso y tirar todo por la borda. En ese momento es cuando más vale la asesoría de alguien experimentado. A veces, un solo consejo puede salvar tu emprendimiento”, explica. 

Consejos empresariales
Hay momentos en donde es clave pedir consejo, comenta el impulsor de negocios Roberto Oteiza Aguirre, ya que un paso en falso puede derrumbar un emprendimiento.

La ayuda no solo debe relacionarse con el tema financiero

Sin embargo, los emprendedores no solo deben estar preparados para pedir ayuda experta cuando desconocen cómo proceder en temas financieros. 

También, es necesario que pidan la ayuda de un cercano cuando su salud mental se está viendo afectada en medio del desarrollo de su negocio. Esto puede suceder por varios motivos, tales como el agotamiento mental y físico, los malos resultados económicos, problemas personales, roces con el personal, entre otros.

¿Cómo darse cuenta de que algo anda mal con nuestra salud mental? Según indica Clínica Mayo, los trastornos comienzan con síntomas como problemas para concentrarse, insomnio, falta de apetito, ánimo bajo, ansiedad, tristeza, entre otros. 

En estos casos, lo mejor es pedir la ayuda de un amigo, o bien, de un especialista cuando se trate de casos más extremos. 

Hay grandes empresas que han surgido con la ayuda de expertos

Lo más importante que deben tener en cuenta los emprendedores que están iniciando, es que la mejor forma de desarrollar sus negocios es recibiendo asesoría de personas con experiencia o instituciones profesionales que se dedican específicamente a eso. 

Respecto a esto último, en el mundo existen una serie de compañías enfocadas en el desarrollo de nuevos negocios. Las más conocidas son Y Combinator, Techstars y 500 Startups, todas con sede en los Estados Unidos. 

Su rol es el de brindarles, además de un impulso económico, todas la herramientas para que puedan crecer rápidamente cometiendo la menor cantidad de errores en el camino. De ellas han nacido grandes empresas como Dropbox, Airbnb, Twitch, Reddit, Uber, SendGrid, Canva, Udemy, entre otras. 

Aspirar a una de ellas requiere de mucho esfuerzo y manejo del inglés. No obstante, si tu deseo es iniciar con algo pequeño, el mejor consejo es tener los oídos bien atentos a todos los consejos que puedan surgir de tu entorno y personas más experimentadas. 

Ir arriba